jueves, 2 de marzo de 2017

Monarquía gastronómica

Hoy nos vamos de hotel. Si siempre se ha impulsado desde este modesto blog la idea de que si queremos ser partícipes de deliciosos manjares, un hotel no es el punto de origen idóneo, en esta oportunidad sí que se cumplieron nuestras expectativas sobradamente. La excepción confirma la regla. Visitamos uno de los hoteles más lujosos y románticos en pleno centro de la cada vez más bella villa de Bilbao. En concreto, estamos hablando del hotel Carlton. Clasicismo, elegancia y romanticismo se fusionan en dicho espacio diáfano, cautivador y relajante.









Y en estos lugares, prestos para los sueños más mágicos, la comida que allí se ofrece es realmente de alta calidad y variada. Sin abandonar en ningún momento la extensa cocina tradicional vasca y sin perder su esencia, el Carlton también se atreve y anima a adentrarse en aventuras más arriesgadas, ofreciéndonos de este modo platos más vanguardistas, con el fin de poder satisfacer al más amplio abanico de clientela. Enhorabuena. Esa es una de sus virtudes y motivos de éxito continuo, convirtiéndose en una referencia culinaria de la ciudad.











Centrándonos en el aspecto meramente culinario, señalar que optamos por un menú ligero, pero completo al mismo tiempo. Dos entrantes y un plato principal, además, por supuesto, de postre. El primero de ellos, espectacular: crema de faisán con piñones tostados y daditos de foie. Sorprendente por su sabor penetrante. Un plato con naturaleza palaciega, pero que el Carlton lo hace llegar a nuestras mesas con aires renovados.














Sigamos. Ensalada de abacanto al vapor con sus salsas naturales. Abacanto o más conocido como bogavante es un marisco delicado capaz de juguetear con los paladares más exigentes. Y en esta casa consiguen que el juego acabe con victoria, dado que con esta pieza además de sentirse cómodos, siempre la han sabido dominar a la perfección. Les invito, si visitan el lugar, que no dejan de probarlo. Es su plato fetiche.












Y para acabar, otra de las especialidades de la casa, y sin duda, puedan sacar pecho sin sonrojarse: solomillo a la broche con compota de manzana reineta, hongos salteados y crema fina de coliflor. La otra gran especialidad del Carlton y doy fe de ello. Corte, textura y punto de la carne, perfectos. De la misma manera, los acompañamientos que se escogen son acertadísimos. El contraste dulce de la manzana con los sabores intensos de los hongos y la carne digno de los mejores maestros, con la guinda de una delicadísima crema de coliflor. Bravo.













El dulce final también estuvo a la altura: milhojas de crema de almendra y helado de mandarina y salsa de chocolate caliente. Escándalo goloso podríamos decir. Un hojaldre inigualable, cuyo dulzor estuvo muy bien reducido con el toque sutil amargo del helado de mandarina. Espectacular.











Si quieren soñar sin cerrar los ojos, mientras degustan seductores y fascinantes sabores, el hotel Carlton es su lugar.


P.D. Una nueva encuesta les espera. Anímense a votar.


Última visita: 25/02/17

Ver ubicación Latitud: 43° 26' 25.55" Norte Longitud: -2° 93' 48.98" Oeste

Plaza Federico Moyúa, 2
48009, Bilbao


914 416 22 00

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada