miércoles, 14 de diciembre de 2016

El Athletic en los fogones

Cuando les diga el nombre del restaurante que visitamos hoy, van a entender el porqué del título de la entradilla. El placer de una gastronomía tradicional con ciertos toques vanguardistas nos espera en San Mamés. Y sí, el enclave de dicho establecimiento culinario no es otro que la esquina noreste de la catedral del fútbol, junto a la puerta 14. Allí dentro uno además de saborear exquisitos manjares, podrá gozar de una vista completa al majestuoso estadio, donde el césped virgen y unas gradas modernas, emocionarán no solo a los aficionados del Athletic.








Lo primero que impresiona es poder ver en toda su amplitud el precioso San Mamés, cuyo césped se encuentra iluminado por lámparas especiales que son el sustituto del sol, para que la hierba se convierta en una auténtica alfombra. A continuación tras la primera impresión, tendrán el honor de que se les acerque Antonio Casares, un sumiller con un bagaje de altura, finalizando con la presentación de los distintos platos, en los cuales participan muy activamente tres de los mejores restaurantes de la cocina vizcaína: Aizian, Andra Mari y Aretxondo.







El comienzo fue de tener en consideración; nos ofrecieron un pequeño detalle para ir abriendo boca: exquisito y delicado bombón de foie que explotaba en la boca, nada más hincarle el diente.









El clasicismo imperó a la hora de realizar la demanda: dos entrantes y dos platos principales. Falso risotto de bogavante y patata con alioli de pimentón. Falso, dado que la patata cumplía el papel del arroz, si bien resultó un tanto duro. No obstante, en líneas generales fue un plato original y más que atractivo.







Segundo entrante: ravioli de lumagorri con jugo de cocción y crema ligera de puerros. Lumagorri, por si no lo saben, es una variedad de pollo de caserío vasco, que además es un verdadero manjar. Unido a que la textura de la pasta fue brillante, nos queda un plato de los que denominamos redondo.






Apartado de pescado. Merluza rellena de txangurro, jugo de galeras y langostinos asados. Combinación de marisco y pescado perfecta. El marisco en límites máximos de sabor, pero sin enmascarar el aroma de la merluza, riesgo que se produce más de una vez, pero, sin embargo, en esta ocasión, afortunadamente, no se produjo.






La carne, sin sorpresas, pero notable. Solomillo de vaca a la brasa, pimientos asados y patatas al Idiazabal. La carne poco hecha, como debe de ser, y mención especial a la bola de patata, algo que le llevaba a uno a su niñez, cuando era muy recurrente la elaboración de dicho tubérculo del citado modo. Nostalgia.






Los postres fueron más innovadores. Por un lado, piña, coco, yogur. Digestivo, refrescante y sano. Postre que podría recomendar más de un galeno. Vamos por el buen camino.









Y por otro lado, torrija de brioche, helado de dulce de leche y manzana. De por sí, fantástico, pero es que también hay que destacar más componentes, como una especie de pasta de galleta quebrada y el aporte del toffe, con lo que estamos ante un dulce sublime.







Un lugar más que interesante para conocer, al cual no pueden dejar de acudir, sí o sí, los amantes de la buena gastronomía y fieles seguidores del Athletic.



Última visita: 26/11/16



C/ Rafael Moreno Pichichi s/n
Estadio San Mamés, junto a la puerta 14
48013 Bilbao, Bizkaia



946 412 432


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada